Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "política de Cookies".
Política de cookies +

Conejos

Es habitual que los conejos en los mataderos se den la vuelta, para evitar ver morir a los otros.

Los conejos son seres que suelen despertar una gran simpatía. Les gusta la tranquilidad, y son muy curiosos e inteligentes. Su olfato está muy desarrollado, hasta el punto de que pueden distinguir entre varios conejos a partir de este sentido. Son muy sociables y no les gusta estar solos. Es habitual que los conejos en los mataderos se den la vuelta, para evitar ver morir a los otros.

 

En España son matados más de 60 millones de conejos al año, por su carne, piel y pelo. En las granjas malviven frecuentemente en jaulas de metal de unos 25 centímetros cuadrados. En las granjas extensivas o “ecológicas” son criados en parques disponiendo de un espacio de 0,25 metros cuadrados cada uno. La ganadería extensiva es igualmente justa que la intensiva, porque en ambos casos los animales son privados de su vida y su bienestar.

 

En el caso de los gazapos, conejos cebados a los que luego se da muerte, son apartados de sus madres a las cuatro semanas, de manera que cada hembra reproductora llega a tener seis partos cada año.

 

Los conejos son transportados grandes distancias con destino al matadero, ya que hay pocas granjas de conejos, y suelen estar alejadas entre sí. Ello lleva a que experimenten un gran sufrimiento durante este viaje.

 

En el matadero los conejos son cogidos de las orejas, para evitar el surgimiento de hematomas, que estropearían la calidad del producto. Se les da un golpe seco detrás de las orejas o en la frente, con el objetivo de insensibilizarlos, aunque en ocasiones el golpe ocasiona hematomas y sufrimiento al animal, tal y como la propia industria reconoce. Después de esto, se corta la cabeza del conejo, y se rompe la médula espinal y los vasos sanguíneo.

 

No es necesario comer carne de conejo ni ningún producto de origen animal. Una alimentación vegetariana, sin alimentos de origen animal, apropiada desde un punto de vista nutricional en cualquier momento de la vida, tal y como han reconocido organizaciones tan prestigiosas como la Asociación Americana de Dietética y la Asociación de Dietistas del Canadá, entre otras.
 

 

VER VÍDEO